Casos de vida – El ciclo [Capitulo Final]

Creo que no he pensado mucho las cosas desde que tome la decisión de irme de la funeraria que me acogió en el peor momento de mi vida, simplemente tome el sobre de despedida que me dejaron y comencé a gastar mis zapatos, pero haciendo auto crítica no se si mis zapatos se han gastado lo suficiente. Decidí retomar todo lo pendiente durante mis años de ausencia, reencontrarme con amistades, familias y amores olvidados, ninguno de ellos se acordaba de mi a estas alturas asemejándose todo a una muerte social. El desaparecer sin dejar respuesta había dejado una herida demasiado grande a mis antiguos cercanos sin contar que ya había cerrado un ciclo con mis amigos más cercanos, la familia de la funeraria, por lo que sin entender mucho este odio ganado les pregunte ¿porque están sentidos conmigo, mas que mal ustedes nunca estuvieron muy interesados en mi? a los que respondieron muchas palabras sin sentido y que no tenía intención de escuchar, solo me retire de ese escenario tan incómodo como lo hice hace unos cuantos años atrás, todo seguía igual de mal que antes.

Tal vez fui demasiado ingenuo en que el tiempo hace cambiar a las personas, o que todos los individuos aprenden de sus buenas o malas actitudes, el que yo haya aprendido mas de lo que quería en estos últimos años no significa que los que me rodearon hayan vivido el mismo proceso. El estancamiento horrible del cual fui testigo me hizo entender las palabras de mi amigo de la funeraria “su gastado es lo que yo fabrique y ya no necesito gastarlos más, son exactamente lo que quiero”, ellos ya habían gastado sus zapatos y estaban conformes con eso, un gastado con el cual yo ya no podía compartir más.

Simplemente me fui de esos viejos círculos y no perdí más tiempo en comprender el porqué de su actuar, “ya no tengo tiempo para retroceder” fue la frase con al que escape de esta malograda visita a mi pasado y con la que decidí definitivamente gastar mis zapatos a mi manera y para eso necesariamente tenía que recomenzar mi vida desde un nuevo punto cero.

Como gesto de agradecimiento por liberarme de mis viejos temores y obligarme a “moldear mis zapatos de vida” volví a la funeraria para ponerme al corriente de lo vivido en mi ausencia y decir gracias, pero al parecer mis planes se ejecutaron muy tarde. En donde antes existió mi refugio en tiempos de tempestad solo había un gran cartel diciendo SE VENDE y solo atine a sentarme al lado del cartel y esperar a la nada como lo había hecho hace dos años atrás, con la diferencia que acá nadie me rescato como lo hizo el hombre de la funeraria en su minuto, no había nada que hacer ahí.

Me limpie el polvo de la ropa y me acerque a un centro de llamados cercano, pedir una guía telefónica y buscar algún hotel para alojarme, ya no era pobre pero mi único techo desde que me fui de la funeraria pertenecía a los viejos círculos de los que estaba huyendo. Mientras llamaba distintos hostales y hoteles sin mucho éxito el locatario golpea suavemente la puerta del cubículo que estaba ocupando y me pregunta ¿tu eres el trabajador de la funeraria?, le dije que sí y el joven sin hablar mucho me entregó un sobre cerrado y volvió a su puesto de trabajo, abrí el sobre y tenía un mensaje escrito a mano que decía “si lees este mensaje significa que entendiste al fin nuestra última conversación…..nunca vuelvas atrás y no pierdas el gastado de tus zapatos” y al otro lado de esta pequeña nota estaba escrito un numero de teléfono, marque tal número y empezó a sonar el tono, ese tono era el sonido del nuevo punto cero.

Licencia Creative Commons
Casos de Vida por Raúl “El Búho” Muñoz se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .